Agujeros, entre lo concreto y lo abstracto



Lo concreto y lo abstracto. ¿Dónde están los límites entre ambos conceptos? Un concepto es algo abstracto, un pensamiento, una idea no material que se desarrollamos en la mente. Lo concreto tiene materia, es un objeto, un ente cuya existencia se explica por su sola presencia. ¿Entre ambos?


Un agujero se define por su vacío, por la ausencia de materia, de elementos que le den consistencia, y sin embargo existen. No son meros conceptos abstractos sino concretos, elementos en los que cualquiera puede precipitarse. ¿Cómo podemos percibir y experimentar lo que aparentemente no existe? La identidad del agujero es compleja, mucho más que la de cualquier otro objeto concreto. Su existencia se deriva de lo que circunda y envuelve la cavidad, ¿se mantienen intactas sus propiedades si cambia su entorno? Si cambia la naturaleza del que lo sustenta, ¿sigue manteniendo su identidad? 

Hay quien clasifica los agujeros como parásitos ontológicos: siempre existen sobre y en algo, pero no pueden existir aislados. Necesitan un huésped que lo acoja. ¿O será al revés? Todo vacío está rodeado por sustancia, al mismo tiempo que toda sustancia queda definida por los vacíos que la rodean. ¿Qué está dentro y que está fuera?¿Qué existe y qué no?¿Pueden existir el uno sin el otro? Una cavidad se puede rellenar, saturar con elementos de otras naturalezas, pero el agujero no desaparece, no se destroza. Tampoco se origina al vaciarse y librarle de dicha carga. ¿Debemos entonces aceptar que el agujero es una entidad con sus propias particularidades, todo y estar compuesto de vacío? Un agujero es complejo, topográficamente hablando, con diferentes estructuras y secciones. Puede reconocerse y distinguirse la entrada al mismo, así como sus cavidades y grutas internas, igual que apreciamos que una perforación en una lámina es distinta a un túnel.

Las regiones que limitan lo concreto y lo abstracto están definidas, pero una cosa parece clara: ambas son necesarias. Son entidades con sus propiedades únicas pero que al mismo tiempo dependen una de la otra. Se requieren para existir. Después de todo, ¿existen los conceptos independientemente? 

Aquí estoy, en vez de trabajar, formulándome preguntar paralelas y plasmándolas en el papel. Deben ser las consecuencias de las pocas horas de sueño, o del sol nórdico, o del exceso de cafeína… o que simplemente necesito unas vacaciones para vaciarme, retornar al estado de cavidad. Este texto carece de toda lírica o poesía (si es que alguno de los otros tiene algo de eso), pero la ciencia y la filosofía son bellas por si mismas. Hay quién no ve en ellas belleza alguna, por ser excesivamente abstractas, o por ser excesivamente aplicadas, vulgares. Pero no puede negársele esa propiedad. Como dijo Paul Erdös (matemático húngaro; 1913–1996) "¿Por qué son bellos los números? Es como preguntar por qué es bella la novena sinfonía de Beethoven. Si no ves por qué, nadie te lo puede decir. Yo sé que los números son bellos. Si no lo son, entonces nada lo es".

No sabría decir a que mundo pertenece la belleza, si al concreto o al abstracto. Nos movemos entre ambos, vivimos de uno y requerimos del otro para seguir viviendo. 


Wilson "Snowflake" Betley ~ 1865–1931

Wilson Betley (1865 – 1931) fotógrafo americano que dedicó parte de su vida a fotografiar las formas que adquirían los copos de nieve y los cristales que se originaban. Fotografió más de 5.000 copos de nieve y nunca encontró dos iguales. "Bajo el microscopio encontré que los copos de nieve eran milagros de belleza; y me pareció una pena que esa belleza no fuera vista y apreciada por otros. Cada cristal era una obra maestra de diseño y ningún diseño jamás se repetía. Cuando un copo de nieve se fundía, el diseño se perdía para siempre. Toda esa belleza se fue, sin dejar ningún recuerdo".


9 degustaciones:

emmagunst dijo...

Podríamos decir que cada vez que nieva caen obras de arte, será por eso que las personas salimos a la calle o miramos por las ventanas y los niños salen a jugar...para todos es una fiesta. No todos tenemos microscopios pero se percibe la maravilla desde algún lado. Como verás me prendí de la última parte de tu escrito! Un abrazo Aka

Aka dijo...

Visto así una nevada es como una inmensa galería de arte única e irrepetible. Realmente, las imágenes de los copos de nieve al microscopio son una preciosidad. De alguna manera percibiremos lo especial del evento, que todos salimos a disfrutar de ella (menos cuando los inviernos duran 5 meses!! El arte puede empachar en exceso!!)
besos

aina dijo...

Estas reflexiones tuyas son propias de un filósofo, ¿a qué se deben tus trasnoches?, sea por el motivo que fuere...me gustan y me dan que pensar. Tú mezclas mucho la poesía con la filosofía y eso hace tus relatos sean tan característicos.
Y muy bonita la frase también de emma, "cada vez que nieva caen obras de arte", preciosa imagen, máxime aquí que nunca nieva.

Aka dijo...

Aina, el "malsueño" no es mñas que una combinación de las falsas noches nórdicas y la necesidad de acabar unos trabajos. Estrés en microdosis...lo peor que cuanto más trabajo tengo, más me apetece hacer otras cosas para huirlo. Nada grave ni interesante, pero se agradece el interés. Me alegro que te gusten los textos, sobre todo que tengas la paciencia para leerlos!
petons

vera eikon dijo...

Uffff! Este texto sí que es complejo. No sé, desde mi modesto sentir, lo concreto vendría siendo cuando lo abstracto pasa de potencia a acto. Del meramente ser, al existir (no sé, quizás aquí me esté liando). Pero entiendo que lo abstracto es, pero no existe (independientemente del hecho que lo concreto sea animado o inanimado). Me gusta mucho eso que dices de la paradoja del agujero. Algo que existe en función a una ausencia, y una presencia que es ajena(y a la vez lo constituye). ¿Existen personas-agujero? ¿que no son más que un vacío y se constituyen en función de las otras? La verdad es que sería terrible. Y bueno, la frase de Emma acerca de la nieve, es deliciosa. Emma es una poeta que no escribe versos...Las imágenes son una preciosura. Y ese fotógrafo loco...Espero no haberme enredado mucho. Beso, Aka

Aka dijo...

Vaya Vera, has conseguido conectar el texto con las personas mediante la invención de persona–agujero! A medida que iba escribiendo lo he pensado (todo y que el dilema no venía más que de un problema matemático) y no he sabido hacerlo. De existir tampoco sería tan terrible, las personas–agujero necesitan tanto de las personas–no–agujero como a la inversa. Lo uno no cobra forma sin lo otro, y todo y así mantienen sus propiedades. Las personas son infinitamente más complejas pues pueden mutar y adaptar las propiedades de otro temporalmente, hacerlas suyas aunque no encajen y muchas otras cosas... Me gusta la definición de concreto como cuando lo abstracto pasa de potencia a acto. Me la guardo!
La frase de Emma como dice Aina es preciosa, y el fotógrafo un loco que murió de pulmonía por fotografiar copos de nieve. Eso es pasión!
No te disculpes por enredarte, yo también lo hago, y me encanta que la gente comente cosas.
beso

Humberto Dib dijo...

Hola, Aka, llegué a ti a través del blog Tres de un par perfecto, te vi como seguidor y me dio curiosidad.
Me gusta el concepto de "extimo" para hablar de lo concreto y abstracto, ese límite en el cual nos movemos.
Voy a seguirte, te dejo un abrazo.
Humberto.

kika dijo...

Siempre cuando nuestra mente está ocupada por muchas cosas, sobretodo las monótonas y rutinarias, busca una via de escape...a veces con preguntas, a veces con dibujos.

Yo creo que la belleza pertenece a ambos mundos, un poco a cada cual y distinta para cada quién.

Un saludo.

Aka dijo...

Hola Humberto, gracias por la curiosidad y el saludo. Espero verte por aquí a menudo.
Un abrazo.

Hola Kika, cierto la mente suele buscar siempre válvulas de escape para liberarse de sus problemas más inmediatos... pero lo mío es exagerado :) nunca he sido de concentración fácil, enseguida me va la mano al lápiz, la libreta y se pierde la cabeza quien sabe uno dónde. Casi siempre buscando esa belleza que se amaga entre ambos mundos.

un beso