diarios islandeses (xi)


Me estiro sobre el colchón. Me levanto. Vuelvo a tumbarme para levantarme al poco rato. Camino en círculos por la habitación, sentándome en cada una de las literas, buscando una perspectiva distinta, un nuevo campo de percepción. Salgo al pasillo acompañado por el ruido de los pasos hasta lavabo. Me encierro en el mismo sentándome en la taza del water, rehusando el reflejo del espejo. No quiero presenciar el eco magnificado de una cobardia mal gestionada. Nada. Estar allí no me aporta nada, así que me vuelvo a la habitación. A tenderme sobre la colcha, erguirme, sentarme, acostarme y volverme a sentar hasta finalmente abatirme en el camastro mientras los pensamientos golpean una y otra vez sus propias paredes. Esto es la soledad, pienso.


Escribe, me grito en silencio, escribe la carta. Abro la libreta y escribo la carta que querría enviarle. Tiene que ser así, a mano, pues la caligrafía puede ser deseo además de significado literal, porque en la caligrafía el significado está en su forma. Las frases que emergen carecen de significado, no consigo ordenas las ideas. Pero no importa, son las formas que adquieren las palabras las que codifican el mensaje. Las letras se extienden y se anudan entre deseos confusos para hilvanar un escrito gráfico de anhelos y miedos. Pánico a abandonar la isla en unas horas, y con ello quedar aislado en ella por mucho tiempo. Irme va a encarcelarme, pienso. 




4 degustaciones:

claudia dijo...

Escribir suele ser la mejor salida para ordenar las ideas, al menos a mí me sirve.


besos.

aina dijo...

Mmmm cuántas cosas por decir, quién fuera el destinatario de esa carta.

Aka dijo...

Claudia, también a mi me ayuda a ordenar ideas, pero requiere tiempo...

Cosas por decir muchas, o pocas, legibles aun menos... lo mejor sería no tener que llegar a escribir esa carta.

gracias por los comentarios :)

F. dijo...

Esto me ha gustado mucho : pues la caligrafía puede ser deseo además de significado literal...

estoy totalmente obsesionada con la caligrafia y con las cartas... yo escribo muchas y siempre las mando aunque mi inconsciente me dice que no...pero es superior a mí y necesito mandarlas aunq........... sea lo peor jajajaja

un beso...muy bello el tuyo blog