Que me susurren cuentos


Tarantella: A chi sa dove sara


El cielo un mar de colores. 

Un mar de telas extendidas de banda a banda de las callejas del zoco protegen del sol el suelo recubierto de cañas atadas, sujetas por cuerdas de lino. Los pies se cruzan en un caminar gatuno torpe que me arremete de un lado a otro, ayudándome con las manos para mantener el equilibrio. Las calles se retuercen como entrañas sobre si mismas para no llevarte a ningún lado, adentrándose en la penumbra. Los misterios son circulares. Ojos negros observan desde sombras de hollín que los bordean. Repelen el sol y sus reflejos. Pozos opacos. Caigo en ellos. Me contiene lo arcano que su mirada difunde. Sus largas y curvadas pestañas moldeadas por los vientos alisios. Deliro con los motivos florales que adornan sus manos, tallos y figuras geométricas que se expanden por las fachadas de las casas sobre las que reposan. Un gato de jena, bermejo, se desdibuja frente a mí para convertirse en un galimatías geométrico que se esconde bajo sus piernas. Trepo por ellas, están sudorosas. Caen gotas cálidas y gomosas como lava por sus muslos. Me incitan a querer descubrir el cuerpo que esconde esa mirada. Esos labios ocultos tras un velo de azul índigo, el color del techo de su hogar, del cielo del Desolado. Pasos que saben guiarse por el sol, que escuchan el silencio. Miradas que no sueñan con llegar a ser, porque ya son. Corazones que se acompasan cada tarde al pot–pot del hervor de la tetera, donde no hacen falta relojes porque tienen tiempo. Quiero que me arrastren con ellos a su desierto, al Desolado donde el cielo vira de azul a rosa, rojo, amarillo, verde antes de iluminarse con el destello de las estrellas. Que me susurren cuentos una y otra noche mientras dormito tendido descalzo en la arena tibia sobre sus pezones como uvas. 

No despertar de este delirio febril de sudor frío que recorre cuello y pecho.


Merzouga, Meknès 2011







35 degustaciones:

bellarte dijo...

Yo también quiero eso.

C C RIDER dijo...

La infedilidad del cielo que describes crea una desazón que oprime, redime si luego se lee con la paciencia de un lobo, y que por una especie de ventura va descubriendo los matices a medida que nos van envolviendo. Yo también necesito perderme un poco para poder abrir mi caballete, no se cuándo, será.

Un abrazo.

aina dijo...

Bellarte, pareces la chica de su foto.

Aka, qué decirte? haces lo que quieres conm las palabras.

bellarte dijo...

Neee. No me parezco. Jiji..... O se inspiro en mi? Jajjaajjaaja. Aunque me gustan los tatoos de henna.

Carmela dijo...

Entiendo que no quieras despertar, yo tampoco querría.
Las fotos son tan delirantes cómo tus palabras que se acompañan de una bella canción.
Un beso Aka

i*- La que canta con Lobos dijo...

Parece como si algunas palabras se tatuasen en el alma. Me ha gustado...
"Los misterios son circulares."

Abrazos.

Aka dijo...

Bellarte, ¿un poco lejos de los paisajes nevados en los que me comentas que estás? Pero soñar es gratuito, y delirar aún más.

un beso

Aka dijo...

Si que generan desazón, más cuando uno llega después del viaje y las vacaciones y debe enfrentarse de nuevo a una realidad plomiza gobernada en parte por mecanismos rutinarios. Espero que consigas perderte pronto y encontrar ese lugar donde plantar el caballete para seguir pintando tus palabras.

un abrazo

Aka dijo...

Gracias por el comentario Aina, y tu fidelidad. ¿El parecido de la foto? Quizás se trate de una tuareg soñada
un beso

Aka dijo...

Ay Carmela, no, no quiero despertar, y ahora mismo daría cualquier cosa por volver al desierto, la vuelta al trabajo no me sienta nada bien.
un abrazo

Aka dijo...

La piel es tan sensible Loba que cualquier cosa puede tatuarse en ella, palabras, imágenes, olores, texturas, es el mayor de los sentidos! Sí parece que ayer era el día de los círculos y todo gravitaba a su alrededor.
Un abrazo

el maquinista ciego dijo...

Es fascinante, Aka, cómo entremezclas siempre la delicadeza del tacto de las telas, la sensibilidad extrema al contar, con la técnica (im)perfecta de tu yo artesano al fabricar, ésa que se refleja en los pequeños y a veces, aunque indispensables, imperceptibles detalles, como las protectoras cañas atadas que recubren el suelo y que muchos no se habrían parado a apreciar (hablo aquí con palabras de este texto concreto, pero me refiero en todo caso a tu manera de escribir en general ;)).
Leerte es sentirse funambulista (destino éste que no me habría desagradado en absoluto si no hubiese de ser maquinista, por otra parte); cada relato un paseo por la cuerda floja, en ocasiones al borde incluso del mareo, pero sabiendo que hay otro extremo, y que el lino de dicha cuerda es puro y se va a poder llegar…el que haya red de seguridad o no, eso ya siempre es cosa tuya y de a dónde nos quieras llevar…pero aceptamos tus ‘reglas del cuento’, y jugamos…;))
…supongo que nos hemos quedado todos con ganas de unos ojos negros tan bellos que incluso se atreven a repeler el sol y sus reflejos…yo al menos……y es que me fascinan desde siempre los Tuaregs, vi de pequeña una película y ya nunca más dejé de soñarlos (amén de que vi una vez un documental, hace muchos años, en el que decían que un hombre del desierto no concibe la mentira, porque su vida depende de los demás, y no hay mayor abominación que jugar con la vida de otro…)
…se me antoja que, igual que yo sueño a veces con el desierto, han de soñar ellos con el mar (ambos son seres/mundos duros y honestos, así que, en esencia, han de ser algo muy similar, sólo diferentes en la materia que los constituye y en la forma de las sombras en que se diluyen…)
Deseo para ti un poco más de ese delirio febril, es delicioso sentirse así, y es que ‘el desierto es como cualquier frontera, no llega a ser mentira por completo, pero tampoco una verdad’, así pues, imagina, imagina…que 'quién sabe a dónde irá'…;))
(por cierto, nunca comento la música, pero siempre es una sorpresa genial, un acompañamiento perfecto…en este caso me he dejado mecer, balancear, sobre esa duna en la que me senté a leerte……que últimamente tardo, y presento aquí mis disculpas, pero ahí ando, y encontraré los momentos, es sólo que tienen que ser sosegados, que hay que disfrutar tranquilamente de los buenos cuentos y obras de arquitectos ;))
Buen día y un abrazo.

Carlota Garrido dijo...

miradas que no sueñan con llegar a ser...brillante!

Ina dijo...

No hacen falta relojes porque tienen tiempo, eso es precioso.

Un delirio genial, por cierto. Casi parece que estás de trip, amigo^^

Lazaro dijo...

"...Ojos negros observan desde sombras de hollín que los bordean. Repelen el sol y sus reflejos. Pozos opacos." Que maravilla amigo,esas mujeres que te miran y es imposible saber que estaran pensando, con esos ojos que atraen como una araña a una mosca y devoran tus pensamientos y tu alma.Genial Aka.Saludos.

Aka dijo...

Hola Maquinista, no hay límite de tiempo para llegar a los textos, y tus comentarios escapan a los rigores de los relojes así que siempre son bienvenidos. Yo también sentía fascinación por los tuaregs y la vida en el desierto desde pequeño, películas como Lawrence de Arabia marcaron mi infancia y me invitaron a jugar e imaginarme adoptado por este fascinante pueblo y sobreponerme a tormentas de arena, y por fin este agosto pude asomarme al Sahara y conocer algunos tuaregs, y ni el paisaje ni el trato con ellos me defraudaron :)
No sé si será cierto lo que dices de las mentiras, es precioso creer que toda una civilización reniegue de la mentira, quien sabe, quizás es cierto. Es bonito. Quizás en los medios hostiles la gente medie más sus palabras y actos, algo parecido sucede en los extremos escandinavos, son parcos en palabras pero suelen estar bien mesuradas, y suelen evitar los conflictos poco relevantes (de allí lo de hacerse el sueco cuando algo no es realmente importante) pues los inviernos son duros y la dependencia de unos y otros puede llegar a ser grande.
Ser funambulista puede no estar mal, pero me alegro que optases por la de maquinista (puro egoismo), pues así podemos disfrutar te tus viajes y tu buen llevar. Y las opciones de destino son mayores, si bien también se pueden tirar cables en cualquier sitio sobre los que hacer malabares. Incluso dentro de un tren... en el fondo todos somos funambulista que vamos reequilibrando nuestras vidas según las circunstancias, ¿no?
Besos, y hasta pronto.

Aka dijo...

Me alegro que te quedases con ese detalle Carlota, me cautivó la mirada de la mayoría de ellos. Miradas decididas y claras que se mostraban plenamente.

besos

Aka dijo...

Yo tampoco uso nunca reloj, pero por aceptación total de que carezco de tiempo... que envidia disponer de tiempo. Puede decirse que estaba drogado, pues el texto lo concebí y redacté en Marruecos y con fiebre, deliraba sin duda, por la fiebre y por el lugar.

Un abrazo Ina

Aka dijo...

Lázaro, las mujeres con esas miradas son eso, pozos, o arañas como dices que nos atraen a sus telas. Una maravilla, una belleza que nos invita a imaginar todo lo que esconden.

Un abrazo

miette dijo...

Pero que bonito escribes Aka!!

besos de un verano eterno..ozú qué caló!!

Frida la Llorona dijo...

Soñador de sueños bellos, sigue susurrando cuentos como este...eres como encantador de serpientes con tus letras adorables.

Petó sommiador....si, sommiador.

Neuriwoman dijo...

Que deleite perderse entre tus letras imaginando esos cielos tornasolados y un azul indigo que no solo seduce a sentidos como a la vista sino incluso al olfato. Creas todo un mar de sensaciones, enhorabuena.

Aka dijo...

gracias Miette!!

Besos fresquitos bajo la lluvia. No para de llover, suerte que soy gato crecido en puertos y no me importa mojarme las patas... es más, me gusta hacerlo de vez en cuando!

Aka dijo...

Cómo adoro soñar Llorona, podría alimentarme de ellos! Me encanta pensar que pueda seducir a alguien por unos instantes a esos estados de sueños que se dibujan en mi cabeza.

Petons sommiadors

Aka dijo...

Muchas gracias por la visita y el comentario Neuri. Celebro haber conseguido transmitir unas pocas de las miles de sensaciones inexplicables que me invadieron cuando me vi expuesto al desierto o a las laberínticas calles de sus poblados.

Besos

El-la dijo...

Hola Aka, precioso blog. Te voy leyendo y me quedo por aquí
Un bezo azul.

el maquinista ciego dijo...

Gracias por la bienvenida continua, y por entender de mi escapismo con los días y las horas. Sí, la vida en el desierto y sus gentes creo que habrán jugado un papel muy importante en la vida de muchos de nosotros, sobre todo los que hemos acabado en algún momento escribiendo (para mí fueron los nómadas en general, los carromatos, las llanuras inmensas, Mongolia…el viajar….) No conozco a nadie a quien haya defraudado ni el desierto ni sus gentes, y mucho menos sus miradas, será sin duda por algo, y muy especial ;)) (este Maquinista tiene ‘un lobo’ dentro y por tanto problemas con la exposición prolongada al sol, aunque espera que siga ‘dormido’ y poder, al menos, visitar el desierto en algún momento, y si no puede ser de día, que sea una noche, que se me antoja que ha de ser de lo más fascinante que pueda llegar a ver nadie. Tampoco he visto en ningún otro sitio lo de las mentiras, pero me pareció hermoso e incluso consolador, y quise creerlo; me pareció lo más lógico del mundo, y preferí creer que hay lugares en los que el hombre no concibe la vida en comunidad si no es de este modo (tiene sentido también en esos inviernos que dices, donde la dependencia mutua para sobrevivir es tanta) Nunca había pensado en el significado de ‘hacerse el sueco’ desde ese punto de vista, me gusta, y se me antoja que, aunque no tengo mucho de allá arriba, sólo ojos azules, quizás tenga antepasados, pues reconozco que mido mucho los conflictos en los que participo (me encanta discutir con amigos, lo hacemos apasionadamente, pero nada más…y lo que se discute en una mesa al calor de un vino, en la mesa queda…). No gasto energía en el odio y el enfrentamiento a menos que sea estrictamente necesario, es agotador…
Gracias por ese egoísmo que encierra halago ;)) Y gran reflexión la de irnos reequilibrando según las circunstancias… (es curioso cómo a veces pasamos años sin hacer ni un solo movimiento y, de repente, en un segundo, damos un triple salto mortal y todo lo que antes era inercia de pronto es continuo juego malabar)
Que sepas que (seguro que hablo en nombre de todos) es muy de agradecer tu generosidad y profundidad al comentar. Le hago por ello una reverencia, señor Aka ;))

Y con esto, apago la caldera, paro el tren, y me voy a dormir. Hoy pernocto en pensión de estación, a ver si encuentro algo que contar…………….

Kristel dijo...

no hay que cerrar los ojos para seguir soñando
esa paz de la que hablaba en mi texto... algo así he sentido al buscarte o, al menos, me he acercado

un abrazo

ele* dijo...

hacía tiempo que no me pasaba por aquí, y me ha encantado comprobar de nuevo la delicadeza y aspereza a la vez, con la que relatas las historias! tu blog me huele tanto a invierno...no se si por la imagen de la cabecera y los colores del blog...

Aka dijo...

Gracias y bienvenida El-la, nos vemos por aquí y por allí. Un beso

Aka dijo...

Espero que contengas a tu "lobo" por más tiempo y consigas visitar el desierto Maquinista. La exposición puede evitarse imitándolos y cubriéndose con múltiples capas de telas, y turbantes, sin duda alguna es lo mejor, se va más fresco y no te quemas. Estoy convencido que no te defrauda, sea el que sea... yo siento cierta atracción por los desiertos, independientemente de su naturaleza, arena, roca o hielo, supongo de hecho es por los vastos espacios abiertos, por la sensación de vació, de pequeñez y grandeza que transmiten al mismo tiempo, permiten que se pierda la vista en el infinito, como cuando subes a lo alto de una montaña o te sientas frente al mar, solo que en tierra y sin alturas por en medio, simplemente un llano, un espacio espiritual. Nada lo dicho, que debes visitar un desierto cuando surja la oportunidad!! :) Si tienes ojos azules ya es un gran punto para pasar desapercibido por escandinavia, no creí que fuese tan exagerado, pero lo es... el azul ocular está en todos lados, mis ojos melosos resulta toda una excentricidad... quizás si que tengas algo nórdico ;)
Me alegro de su presente juego de malabares, y le dejo practicando saltos sobre la cuerda del funambulista a la espera que caldera se caliente para transportarnos a otra estación de las suyas.
Besos

Aka dijo...

Muchísimas gracias Kristel, que bonito lo que dices. Me alegro de haberte acercado un poco a esos sueños de paz que comentabas :)

un fuerte abrazo

Aka dijo...

Hola Ele, cuánto tiempo! Es cierto que el blog nació en invierno, tanto estacional como emocional, y su estética más o menos ha permanecido... me cuesta mucho romper la armonía de las cosas, pero quizás un día de estos, ahora que llega el otoño, me anime a cambiar la foto por una de colores otoñales hasta la llegada del invierno...
besos

Imanol. dijo...

Me pasé por tu casa y descubrí efímeras nostalgias cargadas de frío y calor en el mismo compás...

Cuántas veces he querido yo no despertar para seguir soñando...

Para poder hacerlo realidad, me quedo aquí, en tu casa... y te leeré.

Abrazos concentrados de ilusiones.

Aka dijo...

Bienvenido Imanol, y muchísimas gracias por dejar tu comentario. Sí, a veces resulta difícil despertar y dejar de soñar...

un abrazo bien fuerte