Horror vacui


La música no tiene dueño, pues los que van a ella no la poseen nunca. 
Han sido primeros por ella poseídos, después iniciados. 
Yo no sabía que una persona pudiera ser así, al modo de la música,
 que posee porque penetra mientras se desprende de su fuente, 
también en una herida.

María Zambrano 
(Diotima de Mantinea en Hacia un saber sobre el alma
Madrid, Ed. Alianza, 1989)



Marchó sin explicación,
decidida,
de manera concluyente,
propio de su mundo de realidades tangibles.
Desconfiada de las palabras.
Me voy
Te dejo
Ahora
Un relámpago por mirada
luego, el silencio oscuro
halo frío
calor y vida desapareció
ante su fugaz mirada
Me voy
Te dejo
Ahora
Cierre de puerta                          [la bisagra, 
                            esa bisagra siempre necesitó lubricarse.
Mecanismo de ascensor                   Nunca se hizo]
Puertas
Mecanismo
Sonido de despedida
Despedida del sonido
y finalmente el vacío.
Hondo e impenetrable vacío.
El insoportable vacío que arrojó sobre mí.
Un cero explícito que recuerda la ausencia.
Insoportable el vacío cayó sobre todos los vacíos de mi vida.
Las palabras nacieron entonces para cincelar lo sentido. 
Para esculpir las bestias emergidas del vacío. Horror vacui. Y el tiempo esclavizado cayó como condena. La del vivir de un tiempo como si éste no hubiese existido. La lejanía, la extrañeza que produce el pasado. Los repliegues del tiempo velando el sol de la aurora, un ajado broche oxidado en el corazón del que penden las telas del lapso. Un harnero que criba una realidad astillada. Mevoytedejoahora. El tañido de las piedras que acompaña la retirada del mar, desnudando la playa antes de volver a arremeter contra ella con más intensidad. La naturaleza aborrece el vacío, y por eso el vacío se hizo palabras y música, hasta que su luz se hizo fuego incendiando el alma. Las paredes del alma carecen de ventanas. Canto y escribo, golpeo con música el vacío hasta desportillarlo.

Varanasi de Irene López de Castro (http://irenelopezdecastro-namaste.blogspot.se/)

6 degustaciones:

etcétera dijo...

Aka,las paredes del alma si tienen ventanas. Lo descubrí hace poco.

Lazaro dijo...

Las paredes del alma tienen ventanas... pero cuando estan abiertas entrando el aire y la luz por ellas, viene alguien y las cierra. No sé cuanto de verdad tiene este poema, amigo, pero lo siento mucho y cerca, pues lo que dices en él me es de sobra conocido... No voy a ser un santo, pues la retahila: Me voy - Te dejo - Ahora... también ha salido alguna vez de mis labios; no de forma tan drástica, pues soy más de silencio hudizo y suave, pero aún así el ruido de la bisagra es igual de molesto y hace el mismo daño. Casi siempre se me escapan los temas musicales que pones, porque los escondes como si fueran timidos, pero esta vez si he visto el video y me ha gustado sobre manera, con esas mujeres mezcladas con la tierra... Porque ellas son más tierra que nosostros... unos putos apátridas. Si andas de rupturas solo decirte que levantes el ánimo; y no creas que no me cuesta dar consejos, porque yo casi nunca los sigo... Otro abrazo y el último por hoy.

Aka dijo...

Y sino las tuviese habría que abrirlas para dejar entrar el canto de los pájaros del exterior y el salitre del mar. Celebro el descubrimiento Etcétera
Un abrazo.

Aka dijo...

Gracias por el comentario Lázaro, afortunadamente el poema no describe mi realidad actual, en otros tiempos si que sentí algo parecido, la despedida no fue tan drástica como la descrita, pero si una gran sorpresa, y como bien dices el ruido de la bisagra se dé en las condiciones que se dé, duele. Unas veces nos dejan otras dejamos, pero siempre hay dolor en la ruptura... me alegra que te gustara el video, quizás tengas razón ellas son más tierra y nosotros más aire.
Un abrazo, y gracias por los ánimos, que nunca vienen de más, como los abrazos.

i*- La que canta con Lobos dijo...

"Y el tiempo esclavizado cayó como condena. La del vivir de un tiempo como si éste no hubiese existido." La música va y viene, nos posee y abandona... la música es una musa huérfana y nómada... besos!

Aka dijo...

La música es nómada de las almas, errante, recalando aquí y allá, un oasis vagabundo que se desplaza con las tristezas y las alegrias... sus ruedas son el todo.
¿Quién sabe más de música que tú Loba?
besos!