Azules los pulmones




azules los pulmones
respiro cielo,
cielo astillado 
cielo 

blanca es la serpiente.
blanca es la serpiente
de niebla tamizada.
vetusta la tierra
barbechada
rasgada
quebrada
en su carne

Nace la yegua zaina de cesárea cruenta

mi corazón un viento.
un viento
silencioso y cálido desierto.
arrambla sentimientos
rompiendo piel
ajada
agostada
sobre mi carne

he reclamado vida,
negra jaca,
vida que mira de lejos
vida que no mira
esquirlas de vida

viso de vida
de un viento herido de luz
llora, llora, llora
escupiendo el terruño
alomado
capado
de hermosos velos
del color del tiempo andado

baila conmigo vida
baila
el canto mochuelo 
la danza ferviente
de un incendio desvivido
macilento y desnutrido

bailate vida
sé vida



Boceto para Las lavanderas de la Varenne (Martín Rico 1865)

9 degustaciones:

Vera Eikon dijo...

Me gusta ese corazón que arrambla, es tan sonoro! Y me encanta que el poema acabe bailando la vida....Bico

Carmela dijo...

Tu poema, tu hermoso poema, se canta en ealma al ritmo de la canción que nos traes, a ritmo de tambores y de desgarros de garganta.
Besos, Aka.

el maquinista ciego dijo...

He sentido como Carmela, que era este poema un canto. Y no he podido dejar de escucharlo en la voz de estas lavanderas, perdidos ese fuego carente de alimento y ese viento del desierto entre el ir y venir de murmullos y rugidos de la espuma, coronando su clamor en danza frenética.
Se siente uno tan bien volviendo a tu casa a lomos de trenes alados como pájaros... ;))
Abrazos requetefuertes de toda la tripulación, Aka!
(PD: te secuestro a las lavanderas, jeje)

i*- La que canta con Lobos dijo...

Preciosa pintura acompañada de preciosas y delicadas palabras... rompiendo la piel... besos!

Aka dijo...

Ciertamente es un verbo de lo más sonoro "arramblar", no podía acabar el poema de otra manera que bailando la vida, aunque no siempre sea posible debería siempre tenerse la actitud de celebrarla cada día.
Besos Vera, y gracias por tu visita

Aka dijo...

Casi nunca me da por la poesía todo y encantarme, y mucho menos por buscar rima o musicalidad en ella. Pero es cierto que en este caso, al escribirla sentía que me exigía repetir palabras y sonoridades para conferirle musicalidad.
Abrazos Carmela

Aka dijo...

Que alegría verte de nuevo por aquí Maquinista... me enamoraron las lavanderas cuando descubrí el cuadro y sus bocetos hasta el punto de empezar a escribir un texto que orbita alrededor de ellas, pero al final no pude resistirme a incluirlas junto a esta entrada... quizás por los primeros versos, de imaginar el día a día en un ambiente no urbano, donde se respira cielo y naturaleza.
Abrazos danzarines a la tripulación

Aka dijo...

Me encandiló la pintura, me transportó a un mundo pausado y sencillo, donde desde la perspectiva actual el mundo parecía más sencillo, más tangible. Una vida que curtía y rompía pieles pero quizás no pervertía tanto sus almas, o quizás sí... no sé, cada vez sé menos...
besos Loba

Lazaro dijo...

Asi es la vida, bella y terrible... Dura y tierna... y se la ama a pesar de todo. A pesar de que nos hiera el corazón más de una vez y albergue monstruos... Siempre que incurres en la poesía te luces amigo... Abrazos.