Raramente encontrada


Eyvind Kang (Athantis): Aquila!


Lo nuestro fue como un beso sin alma. Un beso parido antes de tiempo. 
Antes de haber nacido, solo ha muerto, y no ha existido. 
Fuiste un beso abandonado allí donde se esconden las olas huyendo…

Escondida, valiosa, buscada y raramente encontrada...

De niño me gustaba juguetear con el sol, coquetear con él a través de un espejo. Reflejarlo y proyectarlo. Dibujar murales invisibles con sus brillos en las paredes. Perturbar el sueño del gato. Hacerlo correr tras el halo de luz, como lo hacía tras las salamanquesas que poblaban la terraza. Disfrutaba con la idea de poder comunicarme con él. Usar su mismo lenguaje, y escribir en código morse cortos mensajes que devolvía al cielo. Menos de nueve minutos, ocho minutos y medio es lo que tarda en llegar la luz solar a la Tierra, nos decía el profesor de Ciencias Naturales. Así que mandaba el mensaje, aguardaba unos nueve minutos y le sumaba otros nueve esperando su respuesta. Entonces siempre la obtenía. 
Una tarde de verano, tras una fuerte tormenta, reapareció y desplegó ante mi vista un arco de colores. Era una invitación, así que salté de la terraza y dediqué varías horas a correr en pos del horizonte, a perseguir el arco iris. Me perdí. Mis padres se desesperaron y salieron a buscarme en compañía de algunos vecinos. Yo estaba entonces convencido de que podía atraparlo. Creía ver el sitio donde tocaba el suelo. Contigo me pasa lo mismo...

Escondida siempre, valiosa, buscada y raramente encontrada...



...como con los tesoros que uno busca de pequeño y que nunca espera encontrar. Aquí sigo. Me paso la vida buscándote pero tampoco espero encontrarte. Nunca estás donde te busco, y apareces cuando menos lo espero...

Ya no te espero.
No te busco.
Puedes sorprenderme.




30 degustaciones:

Carlota Garrido dijo...

Contigo me pasa lo mismo...
yo lo hubiera dejado ahí.

Frida la llorona dijo...

Si no es desmesura...firmaría con mi nombre cuanto has escrito; siento lo mismo en estos días que pasan desamorados y solitarios.

Tan bellos como es costumbre en ti Aka.

Un abrazo de alma a alma.

Ina dijo...

Un tesoro inesperado!

:)

Aka dijo...

Tienes razón Carlota, creo que me gusta y resulta más sugerente el texto sin el párrafo final. Me apunto la sugerencia, muchas gracias por la misma. Uno que no sabe cuando callarse!

Aka dijo...

Gracias Frida, espero que te sorprenda alguna cosa pronto, cada tanto pasa. Un fuerte abrazo!

Aka dijo...

Cuánto tiempo Ina! Pues sí, siempre es un pequeño tesoro saber que alguien se toma la molestia de leerte... gracias por dejar constancia de ello. Besos

C C RIDER dijo...

No esperar. Lanzarse a la nada. Recibir un beso del aire como un látigo. Atemperar el desconsuelo. Nada que discutir.

aina dijo...

Yo discrepo con Carloa, Aka, me encanta a parte final, "ya no te busco, puedes sorprenderme" es juguetón, como cuando eras niño.

No lo toques.

El-la dijo...

Sí, te sorprenderá cuando menos lo esperes y te volverá del revés.

i*- La que canta con Lobos dijo...

Sin palabras.

Sin ton ni san dijo...

No espero, no busco y pocas cosas me sorprenden. Son pocas, pero por suerte algo son.

Saludo

Carmela dijo...

No buscar, bueno, pero esperar no deberías desecharlo, porque el día menos esperado te sorprende un rayo de sol en el centro de la frente.
Cuando creí que la vida ya me había enseñado todo, me sorprendió.
Tienes una música muy especial Aka, me gusta.
Un beso

EMMAGUNST dijo...

me encantó Aka! es PRE-CIO-SO

(aunque yo ya ni busco ni espero y aunque no he perdido mi capacidad de sorpresa...ya no me sorprende nadie -de amor estoy hablando-)

Si hay algo de lo que disfruto realmente es de leer y encontrar textos así, gracias!

(me recordó a la utopía...allá, en el horizonte, por más que te acerques no la podés alcanzar)

BELLARTE. dijo...

Me encanta la analogía, la comparación de algo tan hermoso como el refulgir del sol y la felicidad que le causaba cuando niño. Esperar. Todos esperamos.

Aka dijo...

Los besos pueden ser como látigos Rider, dejar cicatriz. Una belleza como algo tan aparentemente delicado puede quemar tanto.

Aka dijo...

No lo toco Aina, gracias por tu opinión. Son dos opciones de final diferentes, el parrafillo conector es el que no me acaba de convencer y me suena un poco raro, pero allí está, ya se verá que se hace con él.
besos

Aka dijo...

Seguro, sorprenderá y lo revolverá todo como siempre para volver a desaparecer... allí radica la gracia del juego, porque es eso un juego con el que nos podemos obsesionar. Besos El-la.

Aka dijo...

¿Conseguí acallar a los lobos?

Aka dijo...

Siempre hay algo que nos sorprende Sinton. Gracias por la visita y el comentario

Aka dijo...

Siempre abierto a las sorpresas Carmela. No las espero digo, porque de esperarlas ya no serían sorpresas :) Gracias por el comentario y compartir este espacio, las visitas y los comentarios no dejan de ser pequeñas sorpresas.

Aka dijo...

Muchas gracias por el comentario Emma. Bueno sorprender pueden sorprendernos muchas cosas, lo importante es no perder la capacidad de ser sorprendidos da igual en que aspecto. El amor siempre lo sobrevaloramos, hay muchas otras cosas, y últimamente me sorprenden más las amistades que los amores
besos

Aka dijo...

Un esperar sin esperar, hacer otras cosas y dejarse sorprender por lo que venga. Abrazo Bellarte

el maquinista ciego dijo...

Éste es, sin duda, uno de tus relatos más hermosos (al menos de los que yo he leído), Aka!
Te felicito, sobre todo por ese momento de tu vida en que tuviste tal fuerza que te comunicabas directamente con el sol, nada menos, y tal fe e ilusión que corriste hacia el horizonte, convencido de que podrías encontrar el punto exacto en que el arco iris se acercaba a la tierra y la tocaba...hermosa imagen de por sí, y bellísima para lo que pretendes explicar...al menos lo que yo entiendo...
...lo que más me gusta es que no pudiste comprobarlo porque algún vecino o familiar te pilló al vuelo antes de llegar, y con todo el jaleo te tuvieron amarrado y no te dejaron continuar...pero no has perdido la esperanza, ni la capacidad de comunicarte con 'lo natural'. Y eso es evidente, se nota, y también muy de agradecer. Porque ciertamente se agradece que escribas como lo haces.
Lo dicho, muchas gracias, Aka.
(Y es increíble, porque mira que los tres primeros versos/líneas son de una tristeza infinita, pero, como siempre, le das la vuelta, giras el caleidoscopio, muestras otro brillo del cristal, et voilá, llega el destello de la belleza ;))
Sin duda, aunque esperamos a que escribas más y más, y te buscamos y entramos en tu blog, eres siempre una sorpresa! (maravillosa la foto del niño y el corderito con la misma expresión, los dos esperando y/o simplemente disfrutando del sol.....)

(nota: como palabra de verificación me sale 'alkyrse', que he leído rápido y ha sonado como 'hay que irse', así que creo que es una señal; no dejes de creer que puedes encontrar ese punto donde uno atrapa el arcoiris, donde éste toca el suelo...ni de moverte ;))

Bicos de todos los colores!!

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

La vida no se mide por las veces que respiras sino por los momentos que te dejan sin aliento.

;)

¡¡sorpresa!!

Aka dijo...

Muchísimas gracias Maquinista, seguiremos corriendo en pos del arcoiris, en algún lugar tiene que posarse, y si es así sólo es cuestión de tiempo encontrarlo. A veces creo, mentira afirmo que siempre, me resulta más fácil comunicarme con lo natural que con las personas. Sinceramente me resulta más fácil establecer contacto con un animal cualquiera, salvando distancia con los peces que son muy rarillos ellos y no controlo el don de hablar bajo el agua, que con los humanos. Supongo que su carencia de "lenguaje" los hace más sinceros a mi vista. Como escuché el otro día, la música (donde entraría los cantos animales) evolucionó para comunicarse, mientras que el lenguaje para engañarnos con las palabras. Tiene mucho de cierto, una melodía no engaña, su mensaje es claro y universal, las palabras en cambio son juguetonas y por tanto traviesas... divertidas compañeras no nos vamos a engañar. Ya me he vuelto a enrollar, me saldrá lo de "hay que irse".
Los tres primeros versos son muy antiguos, los guardaba en una libreta desde los años de facultad. Los escribí en medio de una fiesta en la pared (había un cartón para escribir, que no me dedico a pintar las paredes de todos los que me invitan a su casa), no estaba triste, pero salieron así... luego otros fueron añadiendo versos, y quedó una cosa curiosa... aún lo tengo apuntado en algún sitio. Quizás lo suba un día de estos. El caso, es que los encontré el otro día, y me llevaron hacia el resto del relato sin saber muy bien porqué... esconderse en las olas, se mezclo con la idea del arcoiris y seguir buscando... y aquí está. Misterios de las neuronas y sus chispazos, son verdaderas cajas de sorpresa.

Bueno ahora sí que me voy... que ya está pitando y todo el blog...
besos ocres que son los que veo desde la ventana en este momento!!

Aka dijo...

Ya solo colecciono momentos, la mayoría de días no caben y son monótonos, así que me quedo con sus mejores minutos, segundos. La cantidad de las cosas no suele importar salvo excepciones.

Grata sorpresa No.me.pises!! Cuánto tiempo sin leerte!

el maquinista ciego dijo...

Totalmente de acuerdo: la carencia de ‘lenguaje/engaño-palabrería’ los hace más sinceros, a nuestra vista y desde la suya propia (quiero decir, que sus miradas son claras, para bien y para mal). Muy bueno lo de que la música evolucionó para comunicarse y el lenguaje para engañar…..y qué turbador, pues aquí estamos, en este mar de palabras..;))
Genial que guardaras esos versos y, desde ya, te recomiendo que cuelgues el resto (aquí es peritita curiosidad de ‘arqueofilóloga’, y gran aficionada-jugadora de ‘cadáver exquisito’ (eso sí, muy bien lo de no pintar en las paredes de los demás, aunque si algún día le entran ganas de hacerlo allá donde esté, pregunte, quizás le sorprenda el anfitrión y le pida por favor que lo haga –yo es una de esas cosas que siempre quiero y no acabo de hacer, el pintar en alguna pared de casa, directamente, y pedirle a algún que otro amigo que haga lo propio –de hecho, ahora que digo esto…me he autoconvencido! Lo haré! ;))
Vivan los chispazos neuronales que hacen escribir y seguir buscando arcoiris, así que, a por él!

Gracias por los besos ocres, los que le manda ahora mi ventana son verdes, color madera y sobre todo, muy soleados ;))
Feliz semana! (y que le venga cargadita de sorpresas….)

Vera Eikon dijo...

Qué bello! Y es curioso, cuando comencé a leer la parte del juego con el sol contra la pared pensé en los gatos. Y enseguida que hablas de ellos. Y además anoche estuve pensando en arco iris(hoy me pasó también algo parecido con Maquinista. Su última entrada habla de una pluma el viento. Idea que estuve masticando anoche). No sé, supongo que la amistad es una forma de amor(una menos condicional, y quizás por eso más pura), y en estos últimos tiempos la aprecio como un tesoro. Creo que finalmente jamás llegamos al otro, pero aun así no dejamos de sorprendernos con la visión del arco iris. Un beso

Aka dijo...

Ja ja Maquinista, un día de estos colgaré el resto de versos, si pueden catalogarse de tal manera, pues era una fiesta y la gente iba escribiendo, así que ya te imaginas, hay de todo... pero sorprendentemente sigue una coherencia, o al menos tanta como cualquier otro de mis textos a base de chispazos neuronales. No voy alargarme mucho, que cuanto más hablo/escribo más mentiras digo ;) y mentirosillo que ya soy de por sí, solo me faltaba que las palabras ayuden, pero bien pensado sin palabras el engaño sería arduo y difícil, los actos delatan bien rápido... será cierto que las palabras están para encubrir nuestro actos e inventar la historia... mmm, deberé pensar más en ello, resulta intrigante como dices.

Bien, lo dicho, que disfruten en su tren de los paisajes verdes que todavía se perfilan por allí. El beso ahora ya es oscuro, negro negro. Beso de buenas noches.

Aka dijo...

¿En serio Vera? será que todos hacemos correr a los gatos tras los reflejos solares. Pobrecillos, el mío se volvía loco subiéndose a la mesa y las estanterías para alcanzarlos cuando éstos alcanzaban el techo. Sí a mi también me suceden estas coincidencias en este mundillo del blog, una se va alimentando de los otros y de vez en cuando chas! coinciden, no deja de ser curioso. Una de esas sorpresas del día. Cada vez creo más en la amistad, y aunque sea imposible evitar el enamoramiento "clásico" (por llamarlo de una manera), lo básico es que exista una buena amistad. No llegas al pie del arcoiris, pero te acercas más al mismo con una buena amistad. Mejor no llegar nunca, percibirlo pero sin alcanzarlo, avanzar en paralelo.
Besos