No tengáis miedo de querer aquello que deseáis



Espaldamaceta y María Rodes - El partisano




Partes del discurso del filósofo Slavoj Žižek en octubre de 2011 ante la multitud congregada junto a Wall Street durante el movimiento  Occupy Wall Street

Os dicen que no somos sino soñadores. Los que sueñan son en realidad aquellos que piensan que las cosas pueden continuar indefinidamente tal y como han hecho hasta ahora.
No somos soñadores.

Somos el despertar de un sueño que se ha convertido en pesadilla. No destruimos nada, solo presenciamos cómo el sistema se destruye a sí mismo. Todos conocemos la escena típica de dibujos animados: el zorro llega a un precipicio pero continúa caminando, ignorando el hecho de que ya no hay suelo bajo sus pies. Solamente cuando mira abajo y se da cuenta, es cuando cae. Esto es lo que estamos haciendo aquí. Les estamos diciendo a los de Wall Street, "¡Eh, mirad abajo!"

A mediados de abril de 2011, el gobierno chino prohibió en la TV, en películas y novelas, toda historia que contuviese realidades alternativas o viajes en el tiempo. Esto es una buena señal para China: ellos todavía sueñan con alternativas, por eso deben prohibirles que sueñen.

Aquí no necesitamos una prohibición porque el sistema de poder ha oprimido incluso nuestro capacidad para soñar. Fijaos en las películas que vemos continuamente. Es fácil imaginar el fin del mundo. Un asteroide que destruye toda la vida en la tierra, y cosas así. Pero no podemos imaginar el fin del capitalismo.

[…]

Pero la razón por la que estamos aquí es que estamos hartos de un mundo en el que reciclar latas de cola, dar un par de dólares para caridad, o comprar en el Starbrucks un capuchino del que el 1% va para los niños desnutridos del tercer mundo, es suficiente para hacernos sentir bien.

Tras externalizar el trabajo y la tortura, después de que las agencias de contactos hayan comenzado a externalizar nuestra vida amorosa, podemos ver que durante mucho tiempo permitimos que externalizaran nuestro compromiso político. Lo queremos recuperar.

No somos comunistas si comunismo significa un sistema que colapso en 1990. Recordad que hoy aquellos comunistas son los más eficaces y despiadados capitalistas. En China hoy en día tenemos un capitalismo que es incluso más dinámico que vuestro capitalismo americano, pero no necesita democracia.

Lo que significa que cuando critiquéis el capitalismo, no permitáis que os chantajeen con que estáis contra la democracia. El matrimonio entre democracia y capitalismo se ha terminado.
El cambio es posible.

¿Qué percibimos hoy en día como posible? Simplemente fijaos en los medios. Por un lado, todo es posible en el sexo y la tecnología. Podrás viajar a la Luna, ser inmortal a través de la biogenética, tener sexo con animales, o lo que queráis, pero mirad en el dominio de la economía y la sociedad.

Ahí casi todo es considerado imposible.

¿Queréis alzar un poco los impuestos a los ricos? Os dicen que es imposible; perderíamos competitividad.

¿Queréis más dinero para la Sanidad pública? Os dicen que es imposible; acabaríamos en un Estado totalitario.

Hay algo que está mal en un mundo donde se os promete ser inmortales pero no se puede gastar un poco más en Sanidad pública. Quizás debamos dejar claras nuestras prioridades aquí.
No queremos un estándar de vida más alto, queremos un mejor estándar de vida. El único sentido en el que somos comunistas es en que nos preocupamos por lo común. Lo común en la naturaleza. Lo común de la propiedad intelectual. El comunismo fracasó absolutamente, pero los problemas de Común están aquí. Por esto y solamente por esto deberíamos luchar. 

Os dicen que no somos americanos. Pero a los fundamentalistas conservadores que afirman que son los auténticos americanos habría que recordarles algo: ¿qué es la Cristiandad? Es el Espíritu Santo. ¿Qué es el Espíritu Santo? Es una comunidad igualitaria de creyentes que están vinculados por el amor mutuo, y que solamente cuentan con su propia libertad y responsabilidad.

En este sentido, el Espíritu Santo está aquí ahora. Y allí abajo en Wall Street hay paganos que están adorando ídolos blasfemos. De modo que todo lo que necesitamos es paciencia; lo único que me preocupa es que algún día volvamos a casa para sólo vernos una vez al año, para beber una cerveza y recordar con nostalgia "lo bien que lo pasamos".

Prometeos a vosotros mismos que este no será el caso.

Sabemos que la gente a menudo desea algo pero realmente no lo quiere. No tengáis miedo de querer aquello que deseáis.




3 degustaciones:

i*- La que canta con Lobos dijo...

Me han impresionado sus palabras. Como bien dice el sistema cae por su propio peso. Un abrazo grande!

Le.chatnoir dijo...

Esperemos perder el miedo...
Ufff tremendas palabras.

Petons!

Lazaro dijo...

Yo siempre creo que no son los sistemas los que fallan, si no las personas, ese lado oscuro y proclive a corromperse, que se obsesiona con el poder, que se aleja de lo comun para centrarse en lo unitario, en lo egoista... Tiene sentido todo lo que dice este hombre, como todo lo que dicen los filosofos... De todas formas no creo demasiado en un mundo ideal, lo veo una utopía... simplemente porque la misma Naturaleza es caotica y bestial. En el orden natural siempre hay seres que comen y otros que son comidos, suena duro pero es así, de esta forma el ecosistema se mantiene en equilíbrio... El hombre es un lobo para el hombre,que dijo Thomas Hobbes, no tiene depredadores específicos, solo el mismo... El hombre a dejado a un lado su relación simbiotica con el planeta para convertirse en un parasito, y eso es lo que desestabiliza todo. Imagina una sociedad ideal, llena de paz, donde los seres humanos, llenos de salud vivieran una media de 100 años, esto no sería sostenible... seguiría siendo un caos. Siento ser tan radical a veces, porque realmente yo estoy del lado de los indignados... Pero mi Hyde realista y puñetero a veces me saca malos fueros de dentro... Un abrazo.