Vértigos (V)


House of Wolves: 50's


Entreabro un párpado perezoso para desvestir el día. Las pupilas se contraen. Una radiante alborada se proyecta desde la ventana hasta el lecho en que me encuentro. Sacudo el sueño y me enfilo al alféizar de la ventana para huronear lo que fuera acontece. La ciudad maitina dorada con los sauces bañando sus troncos a orillas del río. Se inclinan sobre el mismo en una alineación de ocres y amarillos sobre los que dejan cabriolear la luz, antes de que ésta siga centelleando sobre las aguas verdes. El mar celeste, azul. Azul creciente desde el horizonte, y en sus aguas dos aves sosteniendo el vuelo. En un planeo ralentizado de giros anchos que me devuelve el anhelo de volar. En el jardín unos niños suben y bajan de los columpios. Corren uno tras el otro tropezando con sus bufandas, con sus piernas cortas de pasos todavía torpes pero decididos. Un perro gira saltando a su alrededor en grandes círculos. Persiguen sus risas escondidas entre la hojarasca. Lanzan al aire un manto azafranado de hojas, buscando el regocijo que se les escapa. No oigo sus alegrías, el vidrio del ventanal me aísla de su sonido, pero las imagino. Ruidosas, alborotadas, con cortos silencios para recuperarse del esfuerzo antes de proseguir con sus carreras desenfrenadas. 

Podría raptar la felicidad de uno de esos niños y hacerle entrega de la misma a la mujer de los labios en sangre.  Sacudir con ella sus percepciones dormidas y fugarnos a lomos de sus risas. Nada hay más veloz que la felicidad. Cabalgando sobre ella es posible dejarlo todo atrás. La dama de las cerezas y yo sobre la misma montura: no somos uno ni dos, somos una entidad no numerable que discurre entre dimensiones. La felicidad  no es un ente pasivo, sino activo, y el corazón un depredador solitario. Yo le entregaría mi presa, la alegría, mi calor sobre su regazo, mientras ella me amamantaría, percibiendo la generosidad de su piel. La felicidad en la comisura de sus labios. 

Las alegrías imaginadas, como si de un enorme badajo se tratasen, sacuden mi pecho exaltando mis ansias de vivir. Nos veo perdiéndonos en la vertical recostada, con el sol a las espaldas, ganándole distancia. Una imagen nublada, visualizada a través de papel de seda. Y toda esta ansiedad oprimiéndome sobre el diafragma, lanzándome a trepar por la verticalidad de la ciudad para aligerar su peso. Podría raptar la felicidad de éste jardín para revivir aquel otro. Pero, ¿dónde esconderla? ¿Encerrarla? La felicidad es inmensurable, incontrolable, indomesticable, o no es tal.

Frente a la ventana, a mi espalda, pero ajeno al transcurrir de la vida el joven que comparte apartamento conmigo. Mira a través de ella pero no ve. En estos momentos está en su imaginario, esa especie de mundo anfibio que se mueve entre el ser y la nada. Sentado junto a la mesa de cocina llena de libros y artículos impresos, de párrafos subrayados, anotaciones laterales y garabatos en las esquinas. Imagina ecuaciones que capturen lo inimaginable. Lo real, todo aquello que escapa a la realidad, lo que tiene una existencia propia más allá del que la experimenta, no representable mediante el lenguaje. Lo que no se puede simbolizar ni imaginar. Lo que se le esconde, intuye pero no comprende. Absorto al exterior edifica su propio lenguaje, constituyéndose en el arquitecto de su realidad. 

Golpeo el picaporte de la ventana, me restriego contra él para hacerle entrar en mi realidad. En mi necesidad de salir al exterior, trepar por las escaleras de incendios hasta los tejados de zinc y experimentar allí el halo helado de octubre en mis mejillas custodiado por la tibieza del sol.





26 degustaciones:

BELLARTE. dijo...

en realidad se puede sentir el invierno en tus escritos, mis manos están frías, jiii, literalmente. un beso Aka.

aina dijo...

Todo se puede sentir en sus escritos, hasta el viento que despeina a esos niños que se columpian. Es lo que tiene Aka.

i*- La que canta con Lobos dijo...

Los niños son bastante sinceros. Nos has envuelto en cortinas de seda con este texto. un abrazo!

C C dijo...

Cualquiera puede beber en ella y correr locamente, pero no cualquiera puede describir como tú lo haces huyendo de lo pintoresco. Ves, ofreces signos. Intentaré explicar porqué tu texto es perfecto. Encadena un tiempo interior y la trama desaparece, se sacude cualquier psicoanálisis y el narrador es una voz en off al modo cinematográfico pero no pequemos de ignorancia, que una imagen, es tan vital como una palabra en una frase. Así asoma el extrañamiento del lector ante tu escritura que trasciende cualquier anécdota. Ahora releo por segunda vez acompañándome con un “Duero” facilitando mi comportamiento negligente de voayer ceremonioso. Tratando de capturar la esencia de un quinto vértigo aislado de coordenadas y jugando con lo concreto y lo abstracto del texto. En el último párrafo percibo el énfasis de un verdadero realismo que es al fin y al cabo una vida interior que se adhiere a un cristal. Miramos en el vértigo y nos invade el frío y nos envuelves en seda, en la seda de un octubre imaginado. Nos aproximas sin esfuerzo a una arquitectura sin fisura.

Un gran abrazo.

Frida la llorona dijo...

Aka,

la sutileza con la que escribes es infinita. Me da vicio leerte, leo y releo y perfilas de tal modo las sensaciones animadas o inanimadas así como los sentimientos que me alelo...

Estimat amic, una abraçada i un brindis amb moscatell dedicat a tú i els teus textes...nanit Aka.

EMMAGUNST dijo...

Me recordaste éste poema que tenía guardado...

Escribo aquí porque quiero que me vean
escribiendo. Deseo que los chicos se acerquen
para preguntarme qué hago. Deseo que
cada uno de ellos se pregunte
si estoy escribiendo sobre él.
Deseo que la respuesta, siempre,
sea que sí.

(Lawrence Schimel, Poema Plaza de Chueca)


sos tan sutil en la escritura, que me da miedo

Aka dijo...

Cuídate del frío Bellarte! Besos y gracias por pasarte con frecuencia por aquí

Aka dijo...

Me pierden los pequeños detalles Aina, es una de mis obsesiones detenerme a observar las cosas... pero me agrada que consiga transmitir parte de esas sensaciones a través de las letras.
Un abrazo

Aka dijo...

Un amanecer radiante hay que celebrarlo por estas latitudes, debe envolverse como regalo y disfrutarse en lo posible... Igual de sinceros que mentirosos, al menos yo conocía uno que era una gran mentiroso. Pero cierto, su alegría es más sincera, no disimulada ni inhibida.
Besos Loba!

Aka dijo...

Muchísimas gracias por el análisis Rider, siempre he sido persona más de imágenes que de palabras e imagino que eso se nota ahora en mis textos. La facilidad con la que retengo escenas, formas o sensaciones es mucho mayor a la del lenguaje, para el cual desafortunadamente he sido siempre muy malo, con una capacidad de memorización nefasta de nombres, palabras nuevas, idiomas, etc... en fin que vivo más de imágenes. Y eso supongo que queda reflejado en el último párrafo. Todo y adorar el mundo abstracto y del ente, el otro yo necesita vivir, experimentar. Cuando solo se piensa en el ente se llega al nihilismo y éste termina por parecer vacío y carente de todo sentido. Un abrazo bien fuerte compañero! Espero que disfrutase del Duero.

Aka dijo...

Gracias por alelarte con mis textos, paciencia o ganas hay que tener la mayoría de las veces para cogerlos. Moltes gràcies pel moscatell, a veure si aquest cap de setmana aconsegueixo una mica per celebrar la castanyada com toca! Una abraçada ben forta Frida, amiga!

Aka dijo...

Precioso poema Emma. Siempre con pequeños tesoros guardados para todas las ocasiones... sois un cajón lleno de sorpresas! También deseo mantener las ganas de escribir...

un abrazo!

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

bendito invierno :)

La susodicha dijo...

...andamos por parámetros similares, se me hizo agradable trascurrir por tus letras.
Quería haberme echo seguidora, porque me gusto lo que vi, pero se ha confabulado contra mi la conexión y blooger y no me carga la opción seguidores.
Bueno, amenazo retornar, sino te pierdo la pista. XD

Lazaro dijo...

Y todo eso, solo por mirar por la ventana. Eres un mago narrando Aka, con una prosa llena de metaforas y sensaciones que transmites como nadie, con una vision tan personal y a la vez tan cercana para el que lee tus escritos... Lo dicho amigo, eres un mago. Un fuerte abrazo de este fan.

miette dijo...

Aka, este corto, esta pequeña joya que nos has descubierto no tiene desperdicio!!
Por cierto, qué investigas? no sé, aunque si creo, sin duda,que lo tuyo es escribir.
beso

Aka dijo...

Ya te lo diré más adelante si es bendito No.me.pises :)

Aka dijo...

Gracias por el comentario Susodicha, serás bienvenida por estas letras siempre que desees aparecer. Blogger a veces hace cosas extrañas. Un abrazo.

Aka dijo...

Muchísimas gracias por los ánimos Lázaro, siempre son bienvenidos! Describir poco a poco me va resultando menos penoso, pero construir una historia alrededor de eso, que es lo realmente importante sigue siendo una gran problema. Pero al menos uno se distrae y deja volar sus palabras en cada intento de escrito.
un abrazo amigo

Aka dijo...

Celebro que te gustase el corto Miette, a mí me gusto desde el principio en cuanto lo vi, me cautivo el estilo de los dibujos. No creo que la escritura sea lo mismo, ni la investigación tampoco, ahora mismo me muevo entre aguas de dudas. Pero soy biólogo, trabajo en el campo de la ecología evolutiva, genética de poblaciones, etc... en fin explicar como se originan las especies, los mecanismos ecológicos e históricos que dan lugar a la diversificación de la vida.
Besos

etcétera dijo...

Que bonito,Aka!

Tus manos:dos unicornios pintados con cuidado por algunos niños.

Aka dijo...

Lo de manos como unicornios pintados por niños si que es bonito, Etc. Un abrazo de hojarasca colorida.

el maquinista ciego dijo...

Gracias Aka una vez más por convertir cada mirada en una línea, cada línea en una profunda visión...y sobre todo, claro, por compartirlas! Increíble la descripción que haces de cada cosa, ser, olor...incluso de lo imperceptible...y siempre desde ambos lados (perfecta formalmente la descripción externa, sublime y conmovedora la interna). Vivan tus ojos y corazón ‘radiografiadores’ ;))

Este texto lo hemos leído hoy junto con los viajeros que estaban en el bar, y nos ha maravillado a todos cómo explicas la felicidad (sin duda uno de los más complejos subconjuntos de lo abstracto, subconjunto a su vez de cada imaginario de cada ser imaginable....¿imaginas, pues, mayor complejidad?...)
Y viendo al protagonista volar con la dama de las cerezas incluso se le perdona que quiera raptar la felicidad de uno de esos niños (...ay, aquí me pierdo yo en otro relato, pues...¿quién sería el sacrificado? ¿en qué se convertiría su historia tras la aparición de esa invisible ruptura en su vida, convertida por arte de tan maléfica magia en una función discontinua.....?...perdón, divago...qué raro..ejem...;))

Eso sí, turbador casi hasta el desmayo (o colapso del sistema) el joven frente a la ventana. Quizás algún día se atreva a seguir al gato....quizás encuentre entonces la explicación a todo, o simplemente ya no necesite buscarla (aunque la más plausible –se me antoja- es que no la tenga nada...más allá de la felicidad de ser un ente sensorial capaz de experimentarlo todo por el simple hecho de ser y sentir ;))

(Por cierto, Muchacho, que fue quien leyó este vértigo en voz alta, grita ahora mismo mientras corre por el pasillo: ¡hurra!! ¡recuperó el anhelo de volar!, y anima al joven a abrir esa ventana y deslizarse por el alféizar tras el gato.....dice que eso hará que tenga otra perspectiva para su estudio....es sólo una idea.....)

Aka dijo...

Muchísimas gracias por el comentario Maquinista, y me sorprende que la descripción de la felicidad haya resultado quedar bien reflejada o al menos interpretada por otros. Como dices me resulta una entidad o estado de ánimo muchos más complejo que otros, quizás porque uno profundiza o piensa en sus propios estados de ánimo cuando está mal, pero no los "analiza" o interpreta cuando la felicidad le invade... quién está para perder el tiempo con esas cosas cuando la felicidad te está invitando a vivir la vida sin más!? Así pues me voy contento en mi paseo gatuno sabiendo que la felicidad es posible contagiarla a través de las letras.
No había pensado en el niño (que egoísta por mi lado) al que pretendía robarle su alegría... y cual podría ser su devenir. Pensaba que tenían tal exceso, que con un poquito de sus alegrías conseguiría reactivar las de la dama... ya se sabe que los gatos son muy suyos, cariñosos pero solitarios, y el pobre no pensó en ello, en la consecuencia de sus actos, pero quizás eso sea otra de los efectos de la felicidad, que nos arrastra sin temor a las consecuencias... pero es una interesante reflexión, quizás nazca de allí una historia paralela :)
Que no se preocupe Muchacho, que el joven suele saltar por la ventana con frecuencia, siguiendo al gato en sus andaduras... el gato está demasiado concentrado en sus curiosidades por querer experimentarlo todo como para percibir que el joven sigue sus pasos, o se pierde en su propio paseo. El uno sin el otro no podrían vivir, son los compañeros de piso perfectos. También cuando va de viaje, el joven se lleva a gato en su mochila, como dejarlo en casa e impedirle disfrutar de un viaje en tren y descubrir nuevos paisajes y ciudades, a él un ser que ha nacido solo para curiosear. Uno curiosea mientras el otro se plantea cosas, y ambos se complementan.
Muchacho tiene un gran corazón y buenos consejos que sin duda el joven agradece, así que sin más hoy saldrá a pasear...
Saludos a toda la tripulación, y si algún día encuentran un gato curioseando por sus vagones ya saben de donde viene... no se preocupen por él, que siempre sabe como volver ;)

vera eikon dijo...

Como llego unos días tarde, ya resulta difícil decir algo. Sólo que es hermosa esa locura de querer robar la felicidad de los jardines, para dársela a alguien. Los actos de amor deben ser descabellados....Claro que un acto como ese tendría puede tener terribles consecuencias. Pero ¿quién dijo que el amor no tuviera un precio...? No sé si te lo dije alguna vez, pero me encanta tu prosa, porque, entre otras cosas,es delicadamente poética. Besos

Aka dijo...

No llegas tarde, no hay tiempo para leer los textos :) Los actos descabellados en el amor son bienvenidos, pueden acabar mal, pero si salen bien pasan al desván de los instantes eternos y eso no tiene precio. Gracias por el comentario, me agrada que te guste mi manera de escribir. Besos