UÑAS ADENTRO




Nervo Zeleman (Cornellà, Barcelona 2005)
Intro: fragmento de "Para terminar con el juicio de dios" escrito y recitado por Antonin Artaud.
Música: Antonio, Raul, Alex.



Cuando ustedes le hayan dado  un cuerpo sin
organos lo habrán liberado de todos sus automatismos
y lo habrán devuelto a
su verdadera libertad.

Entonces podrán enseñarle a danzar al revés
como en el delirio de los bailes populares
y ese revés será
su verdadero lugar.

Antonin Artaud (Para terminar con el juicio de dios y otros poemas)



Otra pieza del experimento musical-visual Nervo Zeleman, acompañando un texto escrito y recitado por Antonin Artaud en 1948. Autor francés afectado desde su infancia por una grave meningitis que determinaría su temperamento nervioso por el resto de su vida. Se unió al movimiento Surrealista en su nacimiento, creyendo que el surrealismo era la solución para una Europa contaminada de racionalismo, para más tarde dejarlo de lado y sentar las bases de lo que bautizó el Teatro de la crueldad: "aquel que apuesta por el impacto violento en el espectador. Para ello, las acciones, casi siempre violentas, se anteponen a las palabras, liberando así el inconsciente en contra de la razón y la lógica". A la edad de cuarenta años visita al pueblo de los Tarahumaras en México para experimentar con el Peyote: "con él, el Hombre está solo y tocando desesperadamente la música de su esqueleto, sin padre, madre, familia, amor, dios o sociedad. Y andas del equinoccio al solsticio, sujetando tú mismo tu propia humanidad". A su vuelta en Europa se interesa por la numerología y la astrología y un año más tarde las autoridades irlandesas lo deportan a Francia por "sobrepasar los límites de la marginalidad". Nueve años internado enn manicomios lo acabarían hundiendo hasta que en 1948 graba el programa de radio "Para acabar con el Juicio de Dios", censurado hasta los años 70 cuando es finalmente retransmitido, veinte años después de su prematura muerte en 1948. 




LA BÚSQUEDA DE LA FECALIDAD

Allí donde huele a mierda
huele a ser.
El hombre hubiera podido muy bien no cagar,
no abrir el bolsillo anal,
pero eligió cagar
como hubiera elegido vivir
en vez de aceptar vivir muerto.

Para no hacer caca,
tendría que haber consentido
no ser,
sin embargo, no se decidió a perder el ser,
es decir, a morir viviendo.

Hay en la existencia
algo particularmente tentador para el hombre
y ese algo es
LA CACA        [aquí, rugido]
Para existir basta con dejarse ser,
pero para vivir hay que ser alguien,
hay que tener un HUESO,
hay que atreverse a mostrar el hueso
y olvidar el alimento.

El hombre prefirió más la carne
que la tierra de los huesos.
Como no había más que tierra y bosque de huesos
tuvo que ganarse su alimento,
no había mierda,
sólo hierro y fuego,
y el hombre tuvo miedo de perder la mierda
o más bien deseó la mierda
y para eso, sacrificó la sangre.
Para tener mierda,
es decir carne,
donde sólo había sangre
y chatarra de osamentas,
donde no tenía nada que ganar
y sí algo que perder: la vida.
o reche modo
to edire
de za
tau dari
do padera coco

Entonces, el hombre se replegó y huyó.

Lo devoraron los gusanos.

No fue una violación,
se prestó a obscena comida.
Le encontró sabor,
aprendió por sí mismo
a hacerse el tonto
y a comer carroña
delicadamente.

Pero ¿de dónde procede esa despreciable abyección?

De que el mundo no está ordenado todavía,
o de que el hombre sólo tiene una pequeña idea del mundo
y quiere conservarla eternamente.

Proviene de que, un buen día,
el hombre
detuvo
la idea del mundo.

Se le ofrecían dos caminos:
el infinito exterior,
el ínfimo interior.
Y eligió el ínfimo interior,
donde sólo hay que estrujar
el bazo
la lengua
el ano
o el glande.

Y dios, dios mismo aceleré el movimiento.

Dios ¿es un ser?
Si lo es, es la mierda.
Si no lo es
no existe.
O bien sólo existe
como el vacío que avanza con todas sus formas
y cuya representación más perfecta
es la marcha de un grupo incalculable de ladillas.

"¿Está usted loco, señor Artaud, y la misa?"

Reniego del bautismo y de la misa.
No hay acto humano
que, en el plano erótico interno,
sea más pernicioso que el descenso
del supuesto Jesucristo
a los altares.
No me creerán
y desde aquí veo cómo el público se encoge de hombros
pero el llamado Cristo es quien
frente a la ladilla-dios
aceptó vivir sin cuerpo
mientras un ejército de hombres,
descendiendo de la cruz
a la que dios creía haberlos clavado desde hacía mucho
se rebeló
y ahora esos hombres
armado con hierro,
sangre,
fuego y osamentas
avanzan, denostando al Invisible
para terminar de una vez con el JUICIO DE DIOS.




3 degustaciones:

Lazaro dijo...

Curioso personaje este que mencionas... Su poema me cuesta digerirlo, pero si que es cierto que el ser humano tiene una enfermiza tendencia a la escatología. En España somos muy dados al humor de culos y pedos. La parte que rescato del poema, pues me ha gustado de forma especial es esta:

"Pero ¿de dónde procede esa despreciable abyección?

De que el mundo no está ordenado todavía,
o de que el hombre sólo tiene una pequeña idea del mundo
y quiere conservarla eternamente.

Proviene de que, un buen día,
el hombre
detuvo
la idea del mundo".

El hombre verdaderamente tiene solo una pequeña idea del mundo, una idea egoista y manipuladora: la suya... y tranforma todo su entorno a su acomodo.

Aka, este tema suena genial, más duro y oscuro, me encantan las guitarras... es pegadizo ese ritmo un poco hipnótico. Muy bueno... Un abrazo.

etcétera dijo...

Aka se ha hecho viaje y ya no vuelve.

el maquinista ciego dijo...

...just in case you ever come back here ;))

http://elmaquinistaciego.blogspot.com.es/2014/02/muchacho-al-cuidado-de-la-noche-la.html

Abrazo fuerte, Aka!