La casa de los huesos


Soap&Skin - Goodbye




No hay mayor negocio 
que vender a gente desesperada 
un producto que asegura eliminar la desesperación. 
Aldous Huxley

Cada fracaso enseña al hombre algo que necesitaba aprender. 
Charles Dickens


La noche golpea las ventana. Baila una cortina carmesí en la casa de los huesos. En ella los rostros de hambruna enmarcados se asoman al exterior solo a través de los ventanales. Cada parto que tiene lugar entre sus muros trae al mundo gemelos: el humano y sus miedos. 

El niño de suave rostro mira la expresión seria y ceniza de la madre. "¿Por qué no puedes tu también ser agua?" le pregunta desde el suelo. Cuando era más pequeño, continua, y jugábamos a encajar las figuras geométricas, respondiste a mi pregunta de qué figura geométrica era yo, diciéndome que era agua. Que podía adoptar las diferentes formas que quisiera. Que no habían obstáculos. Yo sé que tu también eres agua, pero que lo has olvidado, que te acumulas en la forma que te sujeta. Tienes miedo de traspasarla, de liberarte.

En el portal de la casa, sentado un chucho hecho de huesos. Su expresión derrotada cosida directamente sobre la calavera, sus iris más negros que la noche sin luna.

–Visita al hombre que pinta infancias en esta ciudad de hombres de ceniza, y lee sus poemas en voz alta –me recomienda el destartalado jamelgo–. Al hacerlo las palabras serán suyas pero el canto será tuyo. Heredarás su lengua. Escucharás su historia, la de sus carnes que acorazan su alma, sus guerras continuas con sus intestinos. Las palabras que quieren con todas sus fuerzas exorcizar al miedo, un miedo convertida en fusil. Una desesperación en soga. Palabras escritas que nacieron para contar esa historia que esconde, que lleva años sin comer y sin dejar comer a las otras. Debes cantar sus letras para descifrar la historia que enclava sus otras historias. Canta sus letras. No las dejes morir. No pueden morir. ¿Si no quién cantará la esperanza? 


12 degustaciones:

vera eikon dijo...

Quizás el agua, aunque en libertad de formas, se acabe acostumbrando a la forma del recipiente que la contiene y olvide el fluir...¿Cómo se repararán las contracturas del agua???
Creo que esta parte "Al hacerlo las palabras serán suyas pero el canto será tuyo" resumen en cierto modo el acercamiento a la poesía. Las palabras son del autor, pero el canto es de quien lee, porque si no fuera de este modo no se nos encogería el alma cuando leemos.
Un texto muy poético. Hermoso. Besos de los que espero te llegue su canto...

Capitán Placenta dijo...

Las palabras son empatía, y la empatía imaginación. Eso nos hace libres.

el maquinista ciego dijo...

Los rostros de la hambruna son muchos, demasiados, pero el alma del hambre sólo tiene dos caras: la horrenda, la dolorosa, la que se graba a punzadas en los vientres huecos; y la hermosa, la que por ser capaz de imaginarla, canta todavía la esperanza, aún cuando los pliegues de su abdomen crujen y gritan que no existe más que la nada que los llena.

Hermoso canto de geometría acuosa el que entona esta entrada. Me gustó ese perro huesudo ladrando profecías y poemas ;))

Besos geométricos, Aka!!

c c Rider dijo...

Bonito canto aunque sea todavía una forma, una sangre, el polvo de una estela, y la membrana siempre conjugando el todo y la nada con firmeza confusa hasta que extenuado el poema reconozca aquella forma, tranquila, que dio vida. Vida intacta deslizándose por el aire. Malditos miedos que no nos dejan reconocer aquello que somos, el esqueleto que nos forma.

un fuerte abrazo

aina dijo...

Hacía un siglo que no venía a visitarte y no sabía cuánto echaba de menos tus palabras hasta que las leí. Un placer lee otro de tus cuentos, siempre tan llenos de color, textura, olor y sentimiento.

Aka dijo...

Habrá que preguntarle a algún experto fontanero como reparar las contracturas acuosas, como devolverle al agua su naturaleza líquida y su capacidad de ajustarse a todas las circunstancias sin dejar que ninguna de ellas la capture y la clausure, conteniéndola.
Totalmente de acuerdo, Vera, el que lee hace suya la poesía, la interpreta y la interioriza a su manera, en base a sus experiencias, su estado de ánimo... igual que cuando observamos un cuadro abstracto o expresionista, o nos dejamos llevar por la música, medios de comunicación en las que el mensajero "el poeta" controla algo, pero el receptor puede percibir algo distinto, y ahí creo que radica la magia de estas artes, que su mensaje es libre.
Me llega el canto de los besos, y le incorporo una nueva melodía armónica que espero te llegue...
besos Vera

Aka dijo...

La imaginación no es hace libres Capitán... pero curiosamente leí hace poco que la imaginación está intimamente relacionada con los recuerdos, que parte de los recuerdos son inventados, ficciones creadas para facilitar la creación de una historia, y que la imaginación al mismo tiempo se nutre de los recuerdos, que son la base de los mismos... así que somos libres pero cautivos de nuestros recuerdos y experiencias en cierto punto... complicada nuestra naturaleza... y cuanto valor le damos al concepto de libertad, ¿qué será en realidad la libertad?
Un abrazo

Aka dijo...

Rostros duros los que suele generar la hambruna, pero como bien dices también los de la esperanza, la de esperanza de los que tienen mucho que ganar y poco que perder... lo contrario que sucede en muchos casos, donde la esperanza y la felicidad se abandona por un exceso de cosas y una carencia total de direccionalidad en la vida. Hay quien opina que es la libertad, nuestra capacidad de libre albedrio, como especie la que nos convierte en seres depresivos. La libertad nos desconcierta, nos hace cometer muchas equivocaciones y al final nos desespera, sin poder asumirla correctamente.
Un perro huesudo es una compañía perfecta para acompañar al gato que explora las calles por la noche... un chucho en la sombra que recopila toda clase de historias e información de lo que durante el día acontece en el barrio.
Besos de geometrías variables Maquinista :)

Aka dijo...

Si Rider, malditos los miedos que nos limitan y constriñen nuestras naturalezas. Miedos que nacen con nosotros, por ese vacío con el que venimos al mundo del que tenemos que ir aprendiendo, acertando y errando, con cada error aumentan las probabilidades de que un nuevo miedo se instale en nuestra piel. La libertad de error, es la libertad de nutrir el miedo. Quizás siendo conscientes de ello, sea más fácil purgarse de los temores, deseando siempre la libertad, esa libertad primogénita carente de miedos, donde la probabilidad de volver a cometer el mismo error sea la misma que al principio... no considerar la experiencia como fuente de información, y dejarse llevar más por el inconsciente, por la intuición...

Un fuerte abrazo, y perdona por no responder a tu comentario en el post anterior, lo haré lo antes posible.

Aka dijo...

Gracias Aina!! Que alegría volverte a ver de nuevo por aquí, y activa otra vez en tu blog, hacía semanas que no publicabas nada... me alegro que vuelvas con tus reflexiones en la terraza del café, siempre resultan una lectura interesante.

Besos y un abrazo

Lazaro dijo...

"Cada parto que tiene lugar entre sus muros trae al mundo gemelos: el humano y sus miedos." Me gusta en especial esta frase, Aka... El miedo a veces nos define y venimos al mundo con él.Un abrazo.

Aka dijo...

Sin duda el miedo nos define muchas veces Lázaro, es un elemento importante de nuestro carácter que puede determinar como interaccionamos con otras personas, como respondemos a los sucesos, etc... en fin, uno de los pilares del carácter, y si bien y necesario en según que circunstancias, resulta más bien negativo en muchas otras... pero cómo aprender a controlar el miedo. Un abrazo amigo, y gracias por asomarte desde tu mar.