Rosario de anémonas


Amel Mathlouthi - كلمتي حرة


Traducción libre, apartar de la traducción inglesa, de la canción de la cantante tunecina Amel Mathlouthi: كلمتي حرة (Mi voz es libre)


                                               
Soy aquellos que son libres y no temen
Soy los secretos que nunca mueren
Soy la voz de los que no cederán
Soy significado en medio del caos

Soy los derechos de los oprimidos,
derechos vendidos por unos perros
que roban el pan de cada día a sus gentes
y cierran sus puertas a otras ideas.

Soy aquellos que son libres y no temen
Soy los secretos que nunca mueren
Soy la voz de los que no cederán
Soy libre, mi voz es libre
Soy libre  como mis palabras
No te olvides del precio del pan,
de la causa de nuestra miseria.
No olvides quien nos traicionó cuando los necesitábamos.

Soy aquellos que son libres y no temen
Soy los secretos que nunca mueren
Soy la voz de los que no cederán
Soy el secreto de la rosa roja
cuyo color perdura en los años
cuya esencia entierran los ríos
para brotar como fuego y llamar a los que son libres

Soy una estrella brillando en la oscuridad
Una espina en la garganta del opresor
Viento tocado por el fuego
El alma de los que no olvidan
La voz de los que no han muerto

Hagamos barro del acero
y demos forma a un nuevo amor
que sea como pájaros
que sea un hogar
que se convierta en viento y lluvia

Soy toda la gente libre del mundo unida
Soy como una bala
Soy toda la gente libre del mundo unida
Soy como una bala



Espuma blanca. Descalzos. Pies descalzos corriendo desde el mar hasta la arena.
Oleaje. Acinamiento sobre la embarcación. Vientos y zozobra. Corrientes y espolones. Deriva. Sin pasaportes. Sin identidad oficial, nombre o nacionalidad. Deriva. Nombre, fecha de nacimiento y nacionalidad arden en la costa dejada. La esperanza depositada en la deriva. La marejada espumosa. Azules, verdes, blancos y turquesas marean las ilusiones. Los sueños tienen un tinte azul. Azul marino. Azul abismal. Azul violento que cabecea rocas y salientes. Azul detenido. Calma chicha. Sol. Sal. Salitre en cejas y labios. Deshidratación. El mar se detiene. El cielo contiene un sol inmenso. Un horno salado. Estelas a la deriva. Azul que arremete en blanco sobre la costa. Espuma blanca. Descalzos. Corriendo sobre la arena. Cayendo sobre la arena. Desplomándose. Sin nombre. Sin país. Hijos de la espuma, de la deriva.


La patera, obra del pintor tinerfeño Pedro González. 



12 degustaciones:

vera eikon dijo...

Qué bello final!! Y qué decir del lienzo que acompaña, e ilustra. Ese mar azul para los de estar orilla, teñido de sangre para aquellos a los que, en la embarcación escuálida, zarandea. Muchas veces me pregunto qué es lo que nos da derecho a la tierra. ¿El hecho de habar nacido en ella? ¿Y qué ocurre con los desposeídos, permitiremos que su única tierra sea el hambre? El otro día escuché algo así como que para que unos se alcen muchos son los que tienen que doblar la espalda. Pero es tan ilegítima una posición ganada a cuenta de los otros....Nuestro derecho a este primer mundo es como la monarquía, derecho de nacimiento, no de mérito. ¿Por qué no permitirle el acceso a él a aquellos que luchan, a aquellos cuya vida es una carrera por la supervivencia? ¿Continuaremos cimentando nuestro trono con argamasa de cadáveres?....Qué bueno volver a leerte!! Besos, Aka

Carmela dijo...

Es tremendo Aka, y hermoso, muy hermoso. Duro, muy duro y tan real que uno se introduce en la escena que describes. Cuantas veces me he preguntado el valor de estas personas, la desesperación en la que viven, para atreverse a realizar ese viaje ta peligroso en sí y con tan pocas probabilidades de éxito, no solo por llegar al otro lado sino tambien por una vez conseguido, poder encontrar un hueco en lo que ellos creen que es su esperanza.
El lienzo es impresionante tambien.
Un beso grande.

i*- La que canta con Lobos dijo...

Preciosa canción, texto, pintura y todo! te dejo una versión en HD:

http://www.youtube.com/watch?v=UmhDz5R-gWI&feature=related

bESOS!

Aka dijo...

Cierto Vera, nuestros derechos sobre el primer mundo pueden verse como los de una monarquía... así siempre se ha justificado, que son las tierras y producto del esfuerzo de nuestros antepasados, esfuerzo y ventajas que heredamos y que se blindan a los venidos de fuera. Pero lo peor es como dices que el "primer mundo" no solo es resultado del esfuerzo en "nuestras tierras" sino de una explotación de las colonias durante mucho tiempo que se sigue manteniendo con el "libre comercio", y no se les compensa ni con la oportunidad de ganarse el pan trabajando. Curioso que el humano, con su capacidad de viajar y de moverse por todo el mundo, se dedique a crear fronteras y bordes en todos lados, separando personas y clasificándolas en estados, culturas, condición, cuando como bien dices nada de esto existe... depende de la suerte de nacer en un lugar u otro.
Besos Vera

Aka dijo...

La desesperación ha de ser grande, enorme, y no solo es el valor por lanzarte a lo desconocido, sino el dolor de dejar atrás toda tu vida sin saber si se volverá a ver... abandonar en muchas ocasiones a la familia con la esperanza de poder darles algo mejor... supongo que cada historia es distinta.
Muchas gracias por el comentario Carmela, un gran abrazo! Besos

Aka dijo...

Gracias Loba por el enlace y el comentario.
Besos!!

el maquinista ciego dijo...

Para mí lo extremadamente difícil ha de ser dejar a tu familia, tu tierra, tu memoria. Lo que viene después se hace difícil en el momento de encontrarlo, supongo que de entrada uno siempre piensa que va a ser menos duro, aunque el miedo a lo desconocido sea grande...pero dejar a tu madre, a tus hijos, tu amor incluso, los vecinos, los rostros y las calles por entre los que nos hemos ido construyendo....

Siempre he creído que a un ser humano que cruza andando un desierto y un mar en una barcucha, hacinado entre tantos, a ése es al que se le debería dar un recibimiento de reyes. Qué mundo éste...

Una entrada dolorosa pero bella, Aka...como cruzar el desierto ;))

Un fuerte abrazo y feliz semana!

c c Rider dijo...

Los pueblos, el lenguaje de las fábulas, la confabulación de la naturaleza sangrante, maquiavélica de los opresores haciendo círculos en torno a un verbo. Lo rodea un vacío, un sentir todavía inexpresado apegándose a ese verbo, inexpresado y expresivo, “soy”. Ahí bate la colmena en éxodo en desdoblamiento. Soy en mi tierra y soy fuera de mi tierra. Soy canta. Soy sufre. Soy, encerrado, lejano, inacabado, en deriva. Los tocones calcinados flotan como impugnación, islas dentro de otras islas dentro de otro “soy”. El valor, la espuma. En un “sin nombre soy”.

Tu entrada hace pensar, gracias amigo. Esas anémonas… “anemos” significa viento, y he ahí el eterno recomponer, el eterno florecer.

c c Rider dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aka dijo...

Bonito pensamiento Maquinista, aquellos que cruzan mares y desiertos dejándolo todo atrás desde luego deberían ser recibidos con cariño y honores, pero lamentablemente no es así. El egoísmo patriótico de creer que la tierra pertenece a uno y que cualquiera que venga de fuera no la merece, o viene con intención de robar o aprovecharse del esfuerzo de los establecidos vuelve a los pueblos mezquinos olvidando toda humanidad, y como sucede en muchos otros casos, anteponiendo antes otros intereses que el propio valor de la vida. Ojalá el mundo estuviese conectado por railes con trenes como el que diriges que facilitase el viaje entre lugares y tiempos de todo el mundo... sería maravilloso moverse así, como lo es deslizarse por el gran bazar de tu última entrada! Tengo que volver a ella y dejar mi huella, y agradecerte personalmente el abrazo y que tu ruta pasase por aquí, que alegría formar parte de esta medina tortuosa que has construido con una interesante oferta de entradas!
Un abrazo bien fuerte Maquinista!!

Aka dijo...

Preciosas letras Rider las que has dejado con una verdad: soy siempre, independientemente de las circunstancias y las condiciones, por mucho que otros se esfuercen en no considerarnos cuando se carece de documento, no por ello dejamos de ser. Desconocía que "anemos" es viento, supongo que eso explica el florecer de las flores y que las anémonas de mar reciban dicho nombre cuyos tentáculos semejan tallos mecidos por el viento al moverse con las corrientes.
Un abrazo enorme Rider

Martin dijo...

La verdad que muy duro pero muy real y lindo el rosario que pones en este post